Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
JOSÉ GARCÍA PÉREZ
... la pasión del juego, de la tribu y de los hinchas, arrasará el Bernabeu, las ciudades, las plazas, las calles, los bares de barrios, los hogares y las casas de objetos tibios...

        Los parados seguirán parados, la crisis amontonando ruina, Rajoy con su parsimonia táctica, Zapatero deslizándose por la pendiente, Chaves medio atacando al estamento judicial, Cascos volviendo a las andadas, Willy Toledo defendiendo a Cuba, Garzón sacando pecho, el Tribunal Constitucional mareando y durmiendo la perdiz del Estatut, Griñán convertido en vendedor de solares, Arenas soñando con la victoria en Andalucía, los del Gürtel leyendo folios, Jaume Matas paseando, más o menos tranquilo, por las plazas públicas, y suma y sigue con todas y cada una de las escenas surrealistas de este país, España, pero hoy a las 22:00 horas, buena parte de nosotros, vosotros y ellos, incluido el género femenino, detendrá tan extraño deambular para buscar acomodo y ver el derbi, el clásico del año, del siglo, del milenio: Real Madrid-Barça.

 

         Lo atávico, o sea, la pasión del juego, de la tribu y de los hinchas, arrasará el Bernabeu, las ciudades, las plazas, las calles, los bares de barrios, los hogares y las casas de objetos tibios. A partir de las 18:00 horas retornarán las banderas, los güisquis, los silbatos, las pinturas de guerra, los rezos y el personal, silencioso ante la injusticia, dará rienda suelta al cabreo o al gozo tomando como pretexto el fútbol.

 

         La cuestión ya no será ser progresista o conservador, de izquierdas o derechas, ateo o creyente, pobre o rico, abortista o antiabortista, joven o anciano, paciente o médico, pederasta o pura inocencia, urbano o rural, homosexual o heterosexual..., nada importa, pues todo se concretará en el duelo entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo o David, el pequeñito y Goliat, el más alto, fuerte y ancho.

 

         Las apuestas están abiertas, las lanzas afiladas y las gargantas prestas a gritar goool. ¿Cuántos millones de ciudadanos gozarán y sufrirán con el espectáculo?: ¿acaso más que con las actuaciones de Belén Esteban? ¿gozará el derbi de más audiencia que una sesión retransmitida en directo del Parlamento de Andalucía, que el de Canarias, que el de Extremadura, que el que comanda Bono y que todos juntos?

 

         Al iniciarse la madrugada, habrá una España vencedora y otra derrotada. Una izará su bandera y la otra, será arriada. Igual que ayer, que hoy, que siempre.