Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
JOSÉ CENIZO JIMÉNEZ
SHAKESPEARE EN EL TEATRO "LOPE DE VEGA" DE SEVILLA

José Cenizo Jiménez

Teatro "Lope de Vega" de Sevilla

         A finales de mayo de 2010 la compañía de teatro Ur ha presentado en el teatro Lope de Vega de Sevilla la emblemática obra de Shakespeare El sueño de una noche de verano, una comedia romántica que ha conquistado a muchos lectores y espectadores tanto del teatro como del cine. El 11 de junio de 1992 se presentó por primera vez este espectáculo de UR en la sala Niessen de Rentería. Su exitosa gira nacional e internacional llegó hasta 1994, siendo retomada años más tarde durante la temporada 98-99. Ahora, como dice la directora y autora de esta libre versión, Helena Pimenta,  “UR vuelve a él consciente de que ha pasado el tiempo suficiente para que nuevas generaciones de público tengan la oportunidad de verlo en vivo”. En medio, varios años llenos de premios y reconocimientos, como el premio nacional de teatro a la mejor obra en 1993.

         El éxito de público ha sido evidente tanto en la taquilla como en la respuesta ante los actores. Si al principio, por razones lógicas de un desarrollo argumental más serio -la implacable ley de Atenas que obliga a una joven a casarse con quien no quiere- no surge la risa, poco a poco ésta va ocupando la escena y el público responde con creces. Creemos que la obra va ganando en comicidad hasta llegar a la escena final, con la parodia del mito de Píramo y Tisbe, verdaderamente alocada, una parodia llena de logros. A pesar de los tópicos -la andaluza vestida de lunares y loca como una cabra continuamente, por ejemplo- nos va ganando la risa, sin prejuicios.

         Pero la risa no es más que una intención de momentos. En otros, se pretende llegar al alma del espectador, mediante recursos simbólicos como la luna o el bosque y escenas -guiadas por la música y la iluminación- de profundo lirismo. Diversos mundos se mezclan en el escenario: la magia y la realidad, la nobleza y el pueblo, la versión textual y la más libre (con guiños al muro de Berlín y a las autonomías principales de España), del amor y el desamor.

Cuadro poliédrico que acaba convenciéndonos por su certera interpretación (los actores se desdoblan), por los gags risueños, por la expresividad corporal, por la ingenuidad que recorre la actualización de esta obra clásica, universal, aquí tan cercana, tan nuestra.