Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
JOSÉ GARCÍA PÉREZ
Edita: FUNDACIÓN ODÓN BETANZOS PALACIOS

Manuel Garrido Palacios

Editorial Onuba

Odón Betanzos

         En la contraportada de “La palabra de Odón” de Manuel Garrido Palacios, se lee: “Una mañana del verano de 1970 se presentó en mi casa de Punta Umbría un hombre de Rociana, que venía de y regresaba a Nueva York. En tan breve tiempo conversamos lo suficiente como para tallar una amistad, que se sustanció en el tiempo con trabajos sobre el idioma y colaboraciones en torno al oficio de escribir. Hoy, que ya no está, busco en su ingente obra un puñado de palabras de arraigo y compongo estas páginas en su memoria, texto que dedico a Amalia, su compañera, con todo mi cariño. Aquel hombre, sencillamente sabio, conmovedoramente bueno, era Odón Betanzos. 

 

         Manuel Garrido Palacios hace un auténtico homenaje al sentido que, para Odón Betanzos, tenía la palabra. Y así escribe: “La palabra fue su herramienta como poeta, su trabajo como Director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española –una de las 22 que pulen el idioma- y su disciplina en las aulas universitarias de la ciudad de Nueva York, convencido de que a la palabra no había que temerle, sino respetarla porque contenía hebras del alma, que eran sostén del sentimiento y de la bondad, “esa misteriosa cualidad humana (Freud) que Odón ejercía y que lo elevaba sobre los dimes y diretes ocultos en los rincones  turbios de lo injusto.”

 

         Garrido Palacios, con la profundidad de la sencillez, va mostrándonos en este, digamos, muestrario de registros, textos de Odón Betanzos que nos hace engrandecer los ojos al descubrir una mínima parte de su obra.

 

         Así, nos regala este desolador y esperanzador poema:

 

Tu gente, Onuba,

Tan diferente,

tan marinera en la mar,

tan cavadora en la tierra.

Tan malos con su sal los hombres.

Tan buenos con su pan los hombres.

Tan malos como España.

Tan buenos como España.