Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
JOSÉ GARCÍA PÉREZ
PRESENTADO EL UNUEVO EQUIPO DE CULTURA DE LA DIPUTACIÓN DE MÁLAGA

Elías Bendodo

Marina Bravo

Salomón Castiel

Garrido Moraga

Poeta desconocido pidiendo

 

 

 

El equipo del Área de Cultura de la Diputación de Málaga ha sido presentado por las máximas autoridades provinciales, a saber, su presidente Elías Bendodo y la diputada del Area de Cultura Marina Bravo. Al acto acudieron, entre otros, el delegado provincial de Cultura de la Junta de Andalucía Manuel García y el director general del Centro Andaluz del Libro Julio Neira que, lo que son las cosas, también forma parte del Consejo Honorífico del Centro Cultural Generación del 27. Lo mismo se puede decir del poeta Pablo García Baena, que es el presidente emérito del CAL y también repite en el Comité Asesor del “27”.

 

Unas palabras amigables de Elías Bendodo y otras menos cariñosas de Marina Bravo a la anterior gestión política de la Cultura, marcaron una sesión que, entre canapés y copas, se puede tildar de continuista y novedosa, aunque pueda parecer una contradicción lo escrito.

 

Junto a García Baena, participarán en el citado Comité Asesor el ex subsecretario de Estado para la cultura, y ágil poeta, Luis Alberto de Cuenca, muy amigo de Alfredo Taján, el diputado autonómico Antonio Garrido Moraga,  María Victoria Atencia, Francisco Ruiz Noguera, avalista de Mesa Toré,  y Pablo Alonso Herráiz.

 

Además, el Centro del 27, dirigido en esta nueva etapa por el mencionado Mesa Toré, estrena un consejo honorífico con los anteriores directores de la institución; es decir, José Ignacio Díaz Pardo, Javier La Beira, Ignacio Caparrós, Lorenzo Saval, Julio Neira y Aurora Luque.

 

Algunos de ellos estuvieron presentes en la Sala Isabel Oyarzábal, donde también se dio cuenta del nombramiento de Juan Ignacio Montañez el segundo de a bordo en los tiempos en que Garrido Moraga fue Concejal de Cultura y responsable del primer episodio de la Oficina de la Capitalidad Cultural Málaga 2016, aquello del batacazo, como responsable del Centro de Ediciones de la Diputación (Cedma).

 

La gran sorpresa llegó con la presentación de Salomón Castiel  como  Director General del todo el organigrama del Área de Cultura que adelantó que serán ambiciosos, imaginativos y muy austeros, aunque una vez que conozcamos su sueldo, certificaremos la austeridad anunciada.

 

Antonio Garrido, con la brillantez que le caracteriza, reivindicó la cultura como un espacio de encuentro y de libertad.  Bendodo, a su vez, definió la cultura como la vértebra sobre la que descansará su acción de gobierno.

 

Bueno, estas palabras conforman la historia oficial del evento, pero tras el telón se esconden otras realidades que iremos dando a conocer a nuestros queridos lectores, aunque algunos de ellos nos odien un poquitín.