Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
REDACCIÓN
LA OBRA ESTARÁ A LA VENTA EL DÍA 21 DE OCTUBRE.

LISA RANDALL

Pasillos arqueados: desentrañando las dimensiones ocultas del universo se incluyó en la lista de The New York Times de los 100 libros destacados de 2005. Randall apareció en la lista de las 100 personas más influyentes del año 2007 de la revista Time. En el número de la revista Newsweek «Who’s next in 2006» se dijo de ella que era «uno de los físicos teóricos más prometedores de su generación». En 2008 la profesora Randall se contó entre las 75 personas más influyentes según la revista Esquire.

Pasillos arqueados—un fascinante viaje hacia un mundo de más de tres dimensiones—narra de qué manera nuestra visión del universo podría quedar obsoleta dentro de pocos años: el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), un acelerador de partículas ubicado en el CERN, en Suiza, estaría en disposición durante los próximos años, de generar la suficiente energía para producir las partículas Kaluza-Klein, que podrían viajar a otras dimensiones no conocidas por el ser humano, y dejar huellas de su existencia en nuestro mundo tridimensional. El descubrimiento de otras dimensiones a parte de las tres que hoy conocemos, podría hacer cambiar nuestra visión del universo y resolver así algunos de sus mayores misterios. También se abriría la posibilidad de que existan mundos paralelos nunca vistos.

Durante más de treinta años el Modelo estándar de la física de partículas ha servido para explicar la interacción entre las diferentes partículas que componen la materia, y no ha sido hasta hace relativamente poco, que científicos entre los que se encuentran Lisa Randall, empezaron a hallar respuestas a los enigmas que plantea este modelo. Uno de sus principales misterios es por qué la gravedad es tan débil en relación a las otras fuerzas conocidas. Así es como en 1999 Randall y su colaborador Raman Sundrum intentaron dar una explicación a este fenómeno. A partir de la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein (en la que el espacio y el tiempo se integran en una estructura única de espacio-tiempo, que sufre un arqueo por la materia y la energía), ambos científicos aplicaron esta teoría en un contexto extradimensional nuevo y descubrieron que el espacio arqueado (o combado) podría ser la explicación a la debilidad de la gravedad y que además, una dimensión adicional podría extenderse hasta el infinito permaneciendo oculta. Con ello se pondría fin a la teoría defendida por la comunidad científica a lo largo de los últimos ochenta años, de que si no se veían otras dimensiones era debido a su diminuto tamaño. La aparición de estas nuevas dimensiones abriría las puertas a la existencia de un cosmos más grande, rico y variado, y a un mayor entendimiento del origen de la vida en el universo. El propio Stephen Hawking saludó con enorme interés las investigaciones de Randall y así se lo hizo saber personalmente.
      
Lisa Randall (Nueva York, 1962) es catedrática de Física en la Universidad de Harvard, investigadora de física de partículas y cosmología y uno de los científicos más influyentes en la actualidad. Es miembro de la Academia Nacional de Ciencias, la Sociedad Filosófica Americana y la Academia Americana de las Artes y las Ciencias. Fue la primera mujer titular de la cátedra de física de Princeton y las cátedras de ciencia teórica en Harvard y en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets). Randall ha obtenido numerosos premios y honores por sus esfuerzos científicos: ha sido miembro de la Sociedad Americana de Física, ganó una beca de la Fundación Alfred P. Sloan para la Investigación, el Premio al Joven Investigador de la Fundación Nacional de Ciencias, el Premio al Mejor Investigador Joven del Departamento de Energía y el primer premio del Concurso Nacional de Talentos Científicos Westinghouse. En 2003, recibió el Premio Caterina Tomassoni e Felice Pietro Chisesi, de la Universidad de Roma La Sapienza. En 2006, recibió el Premio Klopsteg de la Sociedad Americana de Profesores de Física (AAPT) por sus clases y en 2007 recibió el Premio Julius Lilienfeld de la Sociedad Americana de Física por su trabajo en física de partículas elementales y cosmología y la comunicación de su trabajo al público.