Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
FILOMENA ROMERO
Sobre "Teoría poética y creatividad" de Rosa Romojaro. Edita: Anthropos

Filomena Romero

Edita: Anthropos

Rosa Romojaro

El pasado mes de noviembre se presentó en el salón de actos de Unicaja “TEORIA POÉTICA Y CREATIVIDAD” libro de ensayo y crítica literaria de Rosa Romojaro editado por ANTHROPOS Editorial de Barcelona 2010.

 

       La magnífica  presentación estuvo a cargo del profesor de La Universidad de Málaga Don Antonio Gómez Yebra, que fue aludiendo de forma magistral a todos los  libros de la autora, encadenando así los títulos como un florilegio de bellas frases poéticamente muy bien construidas.

 

        El libro TEORÍA POÉTICA Y CREATIVIDAD muestra un estudio muy interesante  que parte de la experiencia personal de la autora, como bien expresa  Rosa Romojaro en el prólogo, que comienza diciendo: “Este libro es un libro de la experiencia, de mi experiencia como investigadora y crítica, y como profesora, lectora y escritora”. Libro de ensayo donde la autora indaga desde diferentes perspectivas, analizando a partir de su experiencia, textos donde  recoge diversos estudios teóricos y analíticos sobre la creación y la crítica literaria. También,  como profesora y escritora,  estudia y analiza diferentes aspectos de la poética histórica y teoría contemporánea  (Literatura, pintura, y representación teatral) y sus múltiples conexiones.

 

        Dividido en cinco partes, la  primera (I) “Poética histórica y crítica  contemporánea” se ocupa del concepto de la metáfora en el siglo XVII  partiendo de un estudio sobre  Aristóteles, Cicerón y Quintiliano. “Dominar la metáfora, percibir la semejanza, es, pues, fundamental para Aristóteles…”, hacer buenas metáforas es percibir la relación que se establece entre enigma y metáfora y (“En general, de enigma bien construido se pueden sacar metáforas adecuadas, porque las metáforas implican el enigma,..) o lo que podemos resumir en su enseñanza (enigma bien construido=metáfora adecuada) un estudio hecho con gran maestría y profusión de datos.

 

        Cicerón y Quintiliano coinciden que, para la poesía, la excelencia máxima la consigue la metáfora construida a base de sensibilizar lo inanimado, todas estas teorías, constituyeron los fundamentos clásicos sobre la metáfora en el Siglo de Oro, según nos va mostrando  la autora. En este mismo capítulo (I) continúa la profesora Rosa Romojaro hablando de R. Barthes, o Etimologías, de San Isidoro, aportando también estudios del profesor A. García Barrio, Fernando de Herrera, sobre Garcilaso, y fray Luis de Granada, finalizando este último con una exhortación al uso moderado de la metáfora, para no incurrir demasiado en el lenguaje enigmático. Un profundo estudio de reflexión sobre el concepto relacionado históricamente y, sobre  la metáfora desde sus orígenes hasta nuestros días, tan necesarias para la formulación de diferentes técnicas  literarias, así como los tropos, es lo que  podemos encontrar en este libro. Toda una clase magistral.

 

        En la segunda parte (II) “ Literatura, pintura y representación”  se recrea la autora en Antídotos, (libro editado por Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga con ilustraciones del pintor Juan Martínez) y la figura de Caballero Bonald, ”Vengo de una palabra y voy a otra / errática palabra y soy esas palabras / que mutuamente se desunen y soy / el tramo en que se juntan / como los bordes negros del relámpago…/ Semejante a la noche vengo / del negro y voy al blanco y busco / dispensarme de mí con ese blanco y nunca / llego a ser lo que más deseo: / esa palabra suficiente que precede a la última. Después de éste maravilloso poema de J.M. Caballero Bonald qué más se puede decir de la segunda parte.

 

        En el tercer apartado (III)”Poética Contemporánea: Poesía”  recorre R. Romojaro diferentes  caminos literarios,  Memoria literaria siglo XX: José Moreno Villa y Manuel Altolaguirre, pero me llama poderosamente la atención el estudio, “Creación y mujer: las poetas del 27”  donde Gerardo Diego en su Poesía española. Antología (Contemporáneos) Madrid 1932 y 1934 nos muestra el criterio que le induce a introducir a uno y no a otros poetas en su antología e  incluye tan sólo a dos mujeres de un total de 31 poetas, Ernestina de Champourcín y Josefina de la Torre, sólo estas dos poetas son consideradas actas para formar parte de su antología. Se pregunta  la autora de este libro como mujer y poeta,  por qué no incluye a nombres tan queridos o conocidos hoy en día como: Concha Méndez, Rosa Chacel, o por la gran Carmen Conde, e incluso algunas otras poetas que tenían sus actividades poéticas y literarias en aquellos años. Por qué Gerardo Diego en su particular canon de 1934 se olvidó de las tres últimas… Un interesante trabajo sobre ésta pregunta lleva a Rosa Romojaro a ir desarrollando sus propias conclusiones, aportando datos y fechas, así como las inquietudes vanguardistas de cada una de ellas, también  la apreciación de la consolidación de sus diferentes voces, con la suficiente madurez y personalidad en cada una de estas poetas; aportando poemas de una hondura y madurez incuestionables. Dice Champourcín: Deshojé la flor de mis rimas / en el triste jardín de las almas. /  Entre oros de lluvia, el ocaso  /  deshacía unas nubes de plata, /  y en el bosque otoñal una estrella  / derramaba /  su quieta esperanza. /…

 

        Como venimos observando R. Romojaro gusta de hacer análisis exhaustivos cuando se pone a trabajar  en un determinado libro  y eso es lo que  aporta en estas hojas sobre TURPA de Rafael Ballestero. Un estudio detallado y preciso del libro Turpa: la guerra civil española, la literatura como arma, se mezclan adecuadamente en este libro y sus acontecimientos históricos. Una poética dentro del clima de la dictadura que denuncia la obligación a expresar el propio lenguaje, como un signo, y, que trata de contar  la repulsión mediante la búsqueda de formulas nuevas y el inconformismo, tanto personal como literario, nos asegura la profesora. “Desarrollo y ataque del monstruo- malo, o los elementos más perceptibles al otro  y a sí mismo…”La vida, ante la última acometida del Turpa” nos dice Rosa, poética manierista en los años sesenta.

 

        También dentro de esta (III) parte nos encontramos con una variedad de artículos y presentaciones literarias de una calidad extraordinaria. Veamos algunos de ellos, de un amplio y bello  abanico de presentaciones y  nombres, como: “Poética y estilo de la sugerencia” Joaquín Celestino; “Devastación, palabra, sueños”, Miguel García Posada; “Lugares del drama en la poesía” Juana Castro, con una maravillosa presentación de la autora de Cóncava mujer, Del dolor y las alas, Narcisia, Alada mía, El arte de Cetrería y tantos otros maravillosos poemarios de la poeta cordobesa;  “La irrupción de lo real en lo surreal” Filomena Romero en el cual me alude ; “Exhortación a la vida y fascinación de la poesía” Luis Alberto de Cuenca, donde nos habla no sólo de su labor poética, sino también, de su  labor investigadora y crítica, desde el Consejo Superior de investigaciones Científicas, y sus ensayos sobre los clásico grecolatinos;”Universo creador y mitos de la existencia” presentación a mi admirado Manuel Gahete, uno de los más sólidos poetas  del panorama nacional y autor de “Rostros de mujer ante el espejo : poética de la transgresión (2007) La región encendida, Mapa físico,   son algunos de sus libros; En ”Simbolismos y correspondencias”  nos dice Rosa Romojaro : “En el mundo de Julia Barella todo se corresponde, especialmente el  sonido y el color. De aquí su interés por la música y la pintura…Lo demás es espacio y tiempo”. Para R. Romojaro “La otra verdad de la poesía”  es María Rosal, sin embargo, para M. Rosal “la escritura es una lucha con la palabra, con la escritura, con la necesidad y el mandato que el escritor se impone a sí mismo” en su continuo desasosiego ante el papel en blanco, ante el sino que le obliga a escribir.

 

        En la (IV) parte del libro “Poética Contemporánea: Narrativa” Nos habla la autora entre otros variados capítulos de Carmen Velasco y sobre su narrativa femenina, relatos  que pueden servir como un nuevo paradigma femenino en sus libros “Más humanas” oMusas insumisas” lleno de modernidad y arrojo, manejando un discurso ameno y fluido, huyendo de la concepción cerrada de lo masculino y lo femenino.

 

        Termina la autora cerrando el libro en su (V) parte, indagando sobre los hechos literarios, a partir de la experiencia personal como profesora, como crítica y como escritora. Asegurando que “En cuanto a la selección de autores y obras, todos ellos me han ofrecidos lecturas gozosas”  y acogiéndose al magisterio cierra el libro analizando el soneto suyo  RECUERDA.

 

       Dice la escritora y poeta Rosa Romojaro que este poema surge de una experiencia de revelación personal profunda, una toma de conciencia ante la muerte que nos acecha y a la que no podemos eludir. El memento mori, acuérdate  de que has de morir, de ahí el título del soneto Recuerda. “Estas copas que brillan como llamas / y que laten al tacto de metales / ligeros-tantas copas-; esa trama  /  que, sobre cal, dibujan, verticales, / las hileras de libros en tapices / de olvido- tantos libros-; todos esos / atajos y caminos de matices / parejos que descubre la luz, presos / entre los montes-tantos-. Tantas cosas / iguales y cercanas, ordenadas / y juntas son, más aún que las rosas, / más aún que el reloj o las azadas, /  recado de la muerte: faltará / tiempo para vivirlas todas ya.

 

        Quién no ha mirado alrededor y ha mirado con ternura tantos objetos, tantas cosas, tantos libros, que nos precederán y no tendremos el tiempo suficiente para gozar de ellos…    

 

        Aunque el poeta la mayoría de las veces no es consciente de lo que escribe, en el momento de la creación,  hay algo siempre en la literatura y la poesía que nos sobrepasa más allá de la fugacidad de la vida. Sin embargo, aquí, en estas líneas magistrales  podemos ver que  son las rosas del carpe diem, la que nos aportan la fuerza y la ilusión para poder transmitir y comunicar todo cuanto hemos vivido y amado, con la intensidad de la experiencia y el conocimiento. ¡La excelencia del conocimiento!