Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
REDACCIÓN

Edita: ALMUZARA

El fin de la crisis de José Luis Manzanares es un lúcido relato, editado por Almuzara, escrito desde la inteligencia, el sentido común y el humor, en el que su autor asegura que le resulta pretencioso ofrecer, en un libro tan modesto, el secreto para acabar con los efectos de la crisis en España. Pero también admite el mismo calificativo de la tesis derrotista de que no es posible hallar la fórmula prodigiosa que nos devuelva el camino del bienestar.

 

Manzanares parte de la teoría de que la crisis ha terminado, de que el mundo social y económico conocido hasta ahora ha muerto y el planeta entero se convulsiona en busca de un nuevo modelo que lo sustituya. “Los que piensan en un día en el que abriremos los ojos y volveremos a estar como vivíamos hace unos años, con la sensación del que despierta de un mal sueño, están en un error. Nuestra forma de vida anterior, llena de privilegios basados en el dinero prestado, no volverá”, comenta el autor.

 

Según el ensayista, numerosos privilegios, hegemonías y comodidades han  desaparecido para siempre. Mientras nos limitamos a buscar culpables, a llorar por lo perdido y a reclamar indignados que alguien nos lo devuelva, millones de seres humanos se levantan cada día dispuestos a ganarse con uñas y dientes un lugar sólido en el terreno pantanoso en el que se dibuja la nueva economía mundial.

 

“Si dejáramos a un lado esa actitud de plañidera y nos pusiéramos también manos a la obra, codo con codo, el fin de la crisis sería una realidad. Podemos ser un país próspero, moderno y con justicia social si nos lo ganamos cada día con nuestro esfuerzo e inteligencia. Lo bueno cuesta, no es gratis ni fácil, pero sabe mucho mejor cuando procede de nuestro logro personal y no se basa en vivir a costa del dinero que nos prestan otros”, afirma José Luis Manzanares.

 

“El fin de la crisis está en nuestras manos, porque, si así lo queremos, somos capaces de alcanzar un lugar en el timón de proa de ese nuevo mundo. España es un gran país, con gente maravillosa que sólo necesita despertar y ponerse a la tarea”, concluye en autor.