Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
PALOMA FERNÁNDEZ GOMÁ
A propósito de "Libro de precisiones", de Miguel Ángel Contreras.   Bartleby, Editores

Paloma Fde. Gomá

Miguel Ángel Contreras

Bartleby, Editores

Miguel  Ángel Contreras en  su poemario  Libro  de Precisiones nos adentra  hacia  su yo más íntimo.  El autor nos muestra el ser que siente en  su interior y que se manifiesta a través de sus sentimientos, mirando desde  la  realidad cotidiana que le rodea día a día, para ir acercándose a sus lectores, siendo  tocada de esta  forma la realidad, con el dedo de su palabra, hasta culminar en los versos expresivos y definitorios de su pensamiento, verdad puntual que unifica toda una realidad vivida.

Desde esta visión definitoria de la  mirada con la  que el poeta Miguel Ángel Contreras contempla su  mundo se escribe el poemario “Libro   de Precisiones”.

Lo lejano cobra apariencia  cercana. El  yo es  itinerante como una  mirada inquisitiva que  trata de acerar todo lo más remoto a la  categoría de lo más próximo. Así la arena se vuelve acera y el  desierto  se hace avenida.   Los puentes transitados recobran el itinerario que otros recorrieron.

Es nuestro autor la  mano unificadora de las variantes de todo lo vivido, para así  transmitirnos el pulso cierto e inequívoco de su poesía.

 Un total de cuarenta poemas que  como dice Rafael Guillén  en la contraportada del  libro: “Ya el  clima de misterio del  poemario es sobrecogedoramente envolvente. En la primera parte la alegoría del desierto ha sido una idea feliz, pues en ella cabe desde el  amor  al  desconsuelo, desde la soledad hasta la  angustia existencial. En la segunda parte, también es acertada la idea de que la emoción  se centre en la materia ( la piel) y sus múltiples variaciones temáticas, igualmente  abordadas con sabiduría.

Efectivamente cuarenta poemas  cargados de energía que se dividen en dos partes: EN EL DESIERTO  y VARIACIONES EN LA  PIEDRA. Si   bien no podemos dejar de  nombrar  la  introducción PROEMIO DEL  DESIERTO   composición  en  prosa  poética con la  que  el autor nos abre  las  puertas de su  poemario.   Antesala de lo que después podremos  leer, gracias a esta  invitación  abierta llegamos, pues, a  su ideario   poético.

Podemos  leer: El  silencio empezó a prolongarse por momentos. La erosión avanzaba hacia mí con paso firme. Ahora me encontraba en el epicentro  de un  desierto invertido donde todo lo que  estaba  lleno era en verdad muestra inequívoca del vacío.

Desde su epicentro personal  avanzan lentamente los  poemas de Miguel Ángel Contreras para dejarnos recuerdos del  puente Vecchio de Florencia, la fontana de Trevi,  un beso   cuántico, la plaza Bib-Rambla -  avenida  Unter den Linden .

 En el poema “Los  bosques de la noche han abierto sus lunas” leemos:   la muerte no es  más/ que la  pérdida del tiempo en su espacio.  El poeta avanza en su  interior posicionándose hacia un futuro inmerso en la  muerte,  realidad que  acompaña  nuestros pasos  desde que nacemos.

Pero será en su poema “Desierto, todo es desierto” cuando Miguel Ángel Contreras nos desvela  su  propio desierto interior: Desierto, todo es desierto./ Y mi cuerpo/ una prolongación  física/ de mi  eterno desierto  interior./ Todo es  calor y soledad./Polvorienta soledad/de miles de dunas estériles/ que  danzan incansables hacia la nada./Desierto y soledad/ se  acompañan…y se prolongan.

Para nuestro poeta todo nace con el poema Preludio,  que da comienzo  al  poemario donde  leemos que transcurrimos  junto al  arroyo que da paso al eterno fluir y nos  sentimos como un ángel caído  del Edén, para cobijarnos en nuestro propio jardín.  Perspectiva ésta que va alternándose en los  consecutivos  poemas  del  libro y son tema  definitorio del  mismo. Siempre desde  el lenguaje preciso de verso  corto , pero  intenso que nos ofrece Miguel ángel Contreras.