Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
MANUEL QUIROGA CLÉRIGO
La escritora argentina nos convoca a luchar por la paz

Manuel Quiroga Clérigo

Susana Roberts

Susana Roberts es una interesante escritora y poeta argentina, residente en Trelew (Chubut) en la Patagonia de aquel gran país. Nombrada Doctora en Literatura Honosis Causa WAAC-CA y desempeñando actualmente el cargo de ViceDirectora IFLAC para Argentina y Sudamérica es también Embajadora Universal de la PAZ y Presidenta del Foro Mundial de Cultura Espiritual, cargo auspiciado por el Senado de la República de Kazajastán. A estas distinciones se une su adscripción como Miembro Destacado de Poetas del Mundo y como Socia-Fundadora del Círculo Pehuajense. El Consejo Deliberante de Trelew ha destacado la labor en pro de la paz y la concordia mundial de Susana Roberts y la ha distinguido con otras siete féminas en los actos celebrados con motivo del Día Internacional de la Mujer.

 

       “Arte y virtud en la evolución humana” (“Art and Virtue/in the human evolution”) se nos presenta como un libro en el cual Susana Roberts, que ya ha llevado a la imprenta otras obras de importancia en su pensamiento y en su acción, nos habla de quienes han hecho y siguen haciendo historia con sus obras y su ejemplo a favor de la paz.  En este mundo en crisis tratar de conseguir que los seres humanos se pongan de acuerdo para conseguir un hermanamiento que sea favorable a esa concordia de la que estamos tan necesitado. Y es todas esas personas de las que habla la Doctora Roberts, sin distinción de credos, razas o nacionalidades, pueden lograr un equilibrio para obtener de políticos, gobiernos y capitalistas unas sociedades más justas y armónicas.

 

         En el prólogo a “Arte y virtud en la evolución humana” Marita Ragozza de Mandrini viene a decir que Roberts es “receptora y transmisora de un movimiento cultural y espiritual nuevo, una mujer abierta e integradora, personalidad que merece el tìtulo de gran embajadora por la paz”.

 

        Ciertamente el que en momentos como los actuales existan autoras que dedican su vida a esa función integradora y amable nos parece algo importante. Tras sus palabras aparece el optimismo y la vitalidad y saludar la publicación de este libro es una obligación para quienes crean que, en parte  son palabras de la autora, convocar a la luz a los escritores, científicos, religiosos o educadores es una labor que debíamos tener como algo prioritario todos y cada uno de nosotros, sobre todo su tenemos un sentido de la vida en el que prime la hermandad y la solidaridad.

 

       Gracias Doctora Robert