Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
JOSÉ GARCÍA PÉREZ

José García Pérez

 En el Salón de los Espejos del  Ayuntamiento de Málaga tuvo lugar el pasado viernes el acto solemne de la imposición de la Medalla del Premio de las Letras Andaluzas “Elio Antonio de Nebrija” al gran poeta gaditano Antonio Hernández.

 

            El acto estuvo presidido por el Alcalde de Málaga, Francisco de la Torre Prados, que fue acompañado en la mesa presidencial por el Diputado Provincial de Cultura Juan Jesús Bernal, el director del CAL Juan José Téllez, Francisco Cañada, en representación de Fundación Unicaja -entidad que patrocinaba el evento- y el que escribe estas líneas en su calidad de Presidente de la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía, Asociación que es la responsable de la elección del galardonado.

 

            Se echó en falta, sin desmerecer al señor Téllez, la presencia del Consejero de Cultura, Luciano Alonso, o en su defecto de un@ Viceconsejer@ o de la Delegada Provincial de Cultura y Educación, Patricia Alba, o sea, una representación del PSOE o si lo prefieren de la Junta de Andalucía que, por cierto, no excusaron su presencia.

 

            A las veinticuatro horas, un buen amigo y mejor persona, comentando el hecho me anunció que la Consejería de Cultura había “roto los puentes” con la ACE-A mientras este columnista siga presidiendo dicha Asociación; algo así como un ataque “ad hominem” del más rancio estilo nazi.

 

            Deber ser, digo yo, que la causa de esa “fobia” personal es porque en alguna que otra ocasión deslizo determinadas críticas a la Junta de Andalucía por el famoso caso de los EREs fraudulentos, o por la huida del señor Griñán al Senado por si las moscas o vaya usted a saber por qué; claro que también lo hago Rajoy o con el mismísimo Papa Francisco si hiciese falta.

 

            Quiero recordar, y sé que mis neuronas no fallan, que me desplacé como Presidente de ACE-A para mantener una entrevista con mi amigo Luciano Alonso, Consejero; hablamos de cultura y quedamos, según él, en concretar posibles realidades en una reunión en Málaga, reunión que jamás se ha producido.

 

            Si es cierta la información, no comprendo ese ataque “ad hominem” impropio de la democracia; pero en fin, tampoco hay que preocuparse en demasía porque en un breve plazo se van a convocar elecciones para renovar la Junta Directiva de ACE-A y dada mi edad, 77 tacos, no creo que me presente a la reelección, aunque eso, hasta el último momento, siempre será una incógnita.

 

www.josegarciaperez.es