Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
REDACCIÓN
FRANCISCO BASALLOTE fue el auténtico impulsor de lo que podríamos llamar la 3ª etapa de Papel Literario; sin él podríamos afirmar que hoy no existiría este Suplemento Literario de 25 años de vida literaria.

Francisco Basallote

de Fcº Basallote

ACE-Andalucía, a través de su Delegación en Sevilla, en colaboración con el Ateneo de Sevilla dentro de la Programación de otoño 2015 ESPACIOS DE PENSAMIENTO Y LITERATURA, organizan y convocan la presentación de “Arcángeles de otoño”, obra póstuma de Francisco Basallote

El acto se celebrará el próximo 6 de noviembre, viernes, a partir de las 19:30 horas, en el Ateneo de Sevilla, c/ Orfila, 7. Sevilla

David Postigo, teclista y compositor, interpretará dos composiciones inéditas inspiradas en la obra de Francisco Basallote, “Flor de bejuco” y “Hasta el cantil del viento”.


FRANCISCO BASALLOTE (Vejer de la Frontera, 1941 – Sevilla, 2015) fue ante todo un poeta solitario, que casi siempre ejerció este oficio al margen de grupos y cenáculos. Iniciado a la poesía desde su primera juventud, en esa etapa tuvo un leve contacto con los grupos poéticos del momento, en Cádiz, y sobre todo el magistral y corto tutelaje de Julio Mariscal, que le puso en la senda que nunca abandonaría. En su poética hay una búsqueda constante que se expresa en el recurso emocionado de la memoria, del tiempo que fluye y describe los sinuosos meandros de la historia a la vez que una inflexión interrogativa sobre el hombre, en un fondo a veces transgresor, que ironiza y mezcla lo ascético con lo hedonista en una oculta y constante presencia de la muerte, con pinceladas sutiles de humanismo. Sobre ese palimpsesto existencial, la luz, la claridad buscada que encuentra en el cielo y las calles de su pueblo, en el fuego de una buganvilla sobre el pebetero de la cal o en el dorado esplendor de la piedra pulida por soles milenarios. Según señala Pedro Luis Ibáñez Lérida: “La senda del ser humano se revela en el propio tiempo que dispone para recorrerla. La cronología de Arcángeles de otoño desnuda el canto de lo más íntimo para desposeernos de la sombra que permanentemente nos acompaña, a la par que se acortan las horas de luz. El recogimiento posibilita enfrentarnos a nuestro propio espejo y reconocer el vencimiento. La perspectiva poética de esta obra se suma a otras tantas de su autor en las que la naturaleza forma parte inexcusable de un universo donde el paso del tiempo y la nostalgia acunan en su regazo la pérdida. El ánima que insufla esta obra plenitud de transparencia, toma cuerpo en la estación del otoño. El simbolismo que imprime la elección de este tiempo, ha de entenderse en la suma postrera de la evocación y la decadencia en las que nos sumerge la dorada y lívida eclosión del desprendimiento, tras la febril primavera y cegador estío, previo a su definición en el ocaso del invierno”.

Manuel Jurado lo definirá como “Poeta de un solo verso que está en el aire”, mientras que José Lupiáñez dirá que “es la suya una voz que hay que unir a la de los poetas de la memoria”  y en palabras de Antonio Gamoneda “un contenido de expresión como cifrado, en riguroso pensamiento”.

Tiene publicadas, entre otras, las siguientes obras. “Breve calendario en Piscis”, Frontera del Aire, Solo el mar, Fragmentos y Tasa de destrucción, Mínima estancia, Manuscrito de Cartuja, Diario y Cábalas de Agosto, Retorno a Mellaria, En las Colinas de Bashir, Como nieve de Estío, Cuaderno de Buenavista, Médula de la sombra, Palimpsesto de Plazuela, Lujo de la Pintura, Segundo Cuaderno de Cartuja, Elemental memoria ,En el lugar signado, Tiempo deshabitado, Los Géneros de la Pintura, De tan antigua presencia, Como agua sobre piedra, Derrotero de la Quimera, A modo de inventario, Libreta del caminante, Calendario manuscrito, Cimera Encendida, En los senderos del bosque, Naturalezas muertas, Estirpe del azar, Sólo tiempo, Queda la luz, Solo queda la noche, En el corazón del signo, El círculo de barro, Aguja de marear, Sendas del aire, Indagación del alba, Gotas de lluvia, La sombra de Euclides, Desde esta luz, Cuadernos del nómada...

Tiene entre otros premios el Orippo de Poesía, Ciudad de Montoro, Nacional de Poesía Ciudad de Baeza , Ateneo Albacetense, Villa de Aranda, Marco Fabio Quintiliano, Villa de Peligros, Antonio Machado de Sevilla, Internacional de Poesía Odón Betanzos, Internacional de Poesía Encina de la Cañada, Ciudad de Ronda, Noches del Baratillo, Premio a la creación literaria sevillana, Apolo y Baco, Hojas de Bohemia, Nacional de Poesía “Paco Mollá”, Premio Juan Alcaide, Internacional Soledad Sonora..

Sus libros “Palimpsesto de Plazuela”, "La Posada de Ahlam” “Naturalezas muertas”, “En el corazón del signo” han sido finalistas del Premio de La Crítica de Andalucía (AAEC).

Perteneció a la Asociación Colegiada de Escritores (ACE) y a la Asociación andaluza de Críticos (AAEC). Fue colaborador de varios medios literarios, en los que ejerció crítica de poesía actual

Ha publicado estudios sobre Julio Mariscal: “Memoria de Julio” y “Julio Mariscal y la Revista Platero”.

Su obra ha sido estudiada en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Cádiz, siendo tema de investigación y de tesis doctoral. Está asimismo recogida en varias publicaciones y páginas webs españolas e hispanoamericanas.

Pintor y acuarelista, ha ilustrado algunos de sus libros, especialmente los de haiku, así como diversas publicaciones, como la Revista JANDA, de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Vejer.