Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
JOSÉ GARCÍA PÉREZ

Elías Bendodo

         Estimados/as Carolina, Mariví, Paco, Diego, Araceli, Cordero, Teresa, etc., concejales del PP de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, ya veis que por silenciar está a punto de que mañana, en el Pleno, sea silenciada para siempre la poesía, ay la poesía, que hasta hace unos días se publicaba en la Colección Ancha del Carmen que edita el Ayuntamiento, casa de todos.

 

         He sido director de la citada colección hasta que hace una pizca de tiempo el Ilmo. Sr. Briones, Delegado Municipal de Cultura, dictó un escrito por el que me cesaba como responsable de la misma, pero no es éste el motivo de estas líneas, pues acostumbrado por la existencia a que la vida me vaya laminando, poca importancia tiene tan insignificante hecho.

 

Lo lamentable es que el señor Delegado, de paso, ha finiquitado Ancha del Carmen, y su escrito, entonces, se convierte en blasfemia cultural.

 

         Avezado en política sé bien lo que es la llamada disciplina de partido, ese anzuelo que entra y sale rasgando llevándose en su tránsito las entrañas de la conciencia de uno, sagrario íntimo de la propia personalidad. Nunca estuve de acuerdo con ella y en mi ya lejana vida política creo haber dejado constancia de ello, alguien de entre vosotros lo sabe bien.

 

         Me atrevería a afirmar que la decisión, personal por supuesto, del señor Briones ha sido, cuanto menos, arbitraria y no ajustada al más mínimo viso de normal ciudadanía de quien rige los destinos culturales de esta ciudad que desea convertirse en escaparate cultural de Europa en el año 2016. El buen hombre ordenó, otro buen hombre obedeció y en unas líneas, no más de ocho, mandó al silencio, el peor de los infiernos, a los “ilusos” poetas que podían haber publicado sus versos.

 

         A no ser que exista una motivación económica, no ha argumentado ninguna causa de rigor para desmantelar ese capital de ilusiones que es una colección de poesía. Se ha atrincherado en el hielo de un escrito, en agradecer los servicios prestados y en poco más. Tengo la intuición de que existen motivos personales, pero no llego a descubrirlos a no ser, pero puede ser, seguro que es, que algunos de mis copos no hayan sido de su agrado.

 

         Hay compañeros de “pluma”, yo también, que no hemos digerido el hecho de que Ancha del Carmen haya sido arrojada al cubo de la basura del silencio y, tal vez, hemos podido pasarnos de rosca en nuestros comentarios críticos, pero como el asesinato poético ha ido por dos veces a la Comisión de Cultura que preside Elías Bedondo -destinatario también de esta sencilla epístola- y en ambas ocasiones, vosotros, concejales electos del PP, habéis venido a corroborar la decisión del señor Briones, mucho me temo, que mañana, jueves, en el Pleno, os convirtáis en verdugos de ese asesinato poético y que, a través de vuestro voto, se aplique el garrote vil a tan bella colección de poesía.

 

Llega tan lejos la malvada disciplina del partido que pudiera ocurrir que hasta Diego Maldonado -destinatario también de estas líneas-, creador de Ancha del Carmen, asesine a su propio hijo, en el caso que nos ocupa: hija, poesía, Ancha del Carmen.

 

            Lo aberrante sería que, porque viene de la mano de la oposición, IU y PSOE, rechacéis la propuesta sobre la continuación de Ancha del Carmen, y, sin embargo, lo que son las cosas, lo aberrante es que el señor Briones, que no tiene derecho a voto, haya convertido a todos/as vosotros/as en cómplices de una decisión equivocada de él, o al menos no explicada, y en ejecutores legales de un acto de incultura.

 

         No solicito un voto afirmativo para la propuesta que tenéis que votar mañana, faltaría más. No pido nada, pero me quedo en la mismísima gloria escribiendo estás líneas y es casi seguro que esto no lo comprendéis.

 

         Hasta mañana en el Pleno, lugar desde donde miraré fijamente vuestros ojos.

 

         Vuestro, Pepe García, Miembro de la Orden del Mérito Constitucional, Vicepresidente de la Asociación Colegial de Escritores de España y Presidente de la Sección Autónoma de Andalucía.